miércoles, 26 de junio de 2013

♣ Reflexiones: mi hijo me toma el pelo

No soy muy dada a escribir, pero he llegado a la conclusión de que necesito desahogarme, y me ha parecido buena idea compartir con vosotr@s cosas de la vida cotidiana que me rondan la cabeza.
Unas veces serán experiencias propias y otras pensamientos y reflexiones varias que pueden pasar por cualquier cabecita loca como la mía ☺


Efectivamente, mi hijo me toma el pelo.

Nos hemos ido una semana de vacaciones: playa, Mediterráneo, los tres juntos, sin agobios de cosas que hacer, con mi prima, su chico y su nene de casi la misma edad que el nuestro...en fin, todo perfecto.

Primer día, a comer, un puré de mami por si en el hotel había que encargarlo con más antelación. Ummm, buenísimo.

Primer día, a cenar, potito rico rico de pescado. Noooooo, ni un solo bocado, pero a cambio el listongo de mi hijo ha tomado un poco de pechuga de pollo a la plancha del buffet y unos guisantes y zanahorias baby. Bueeeeeeno, será que quiere empezar a comer de verdad ya, bien!

Segundo día, a comer, un puré hecho esa misma mañana por el chef del hotel; cierra la boca, no quiere, venga Alonso un poquito, venga Alonso otra cucharada... a la mitad del plato el nene empieza la matraca "mur" "mur", osea, que pasa del puré y quiere yogur. Veeeeenga pues un yogur, que estamos de vacaciones y no nos vamos a enfadar ahora.

Segundo día, a cenar, papilla con cereales de chocolate, misma cantinela, comemos la mitad, protestando eso sí y "mur" "mur, en fin, vamos a cenar tranquilos y démosle un yogur.

Tercer día, cuarto día, quinto día, comer y cenar, no abro la boca, lloro, me cabreo, no quiero, pero "mur" "mur" y uno de los días además "chon" (sí, salchichón), y nosotros, desesperación total.

Sexto día, a comer, no abro la boca, no me da la gana. Ah si? pues hoy te lo meriendas, ya verás qué bien te sabe la ternera con zanahorias a las cinco de la tarde!
Pues efectivamente señores míos, le supo a gloria bendita el puré a la hora de la merienda! y sin rechistar. Madre mía lo que hace el hambre eh?
Y de cena...pues la merienda, y toda, todita, sin decir ni mu.



Llegamos a casa, mi hijo castigado sin picoteo por supuesto, y qué sucede?que mi madre no me hace caso y le da una galleta al niño (pobrecito) y también un trozo de pan (que tiene hambre hija) y yo temblando a ver qué pasa con la comida.

Puré de mamá, mi hijo lo mira y abre la boca, y como ve que no le doy me dice "maaa" y me agarra del brazo para que no me entretenga. Se mete un buen platazo entre pecho y espalda, y para más narices cuando ya no puedo ni rebañar el plato de lo limpio que lo ha dejado me mira y me dice "mur"

Aissssss, con lo mal que lo hemos pasado estos díasssss

Llevamos en casa unos días ya y os aseguro que hemos vuelto a la normalidad, come de maravilla, todo, y picotea lo que le da la gana y por supuesto todo aquello que mi madre le consiente. En fin.

¿Cómo es posible que un enanillo de poco más de año y medio me vacile de esta forma?



P.D. Consulté el tema con una amiga experta en niños desde allí y me dijo que había dos opciones: una, que fuera sólo por vacaciones, y otra que estuviera cogiendo malas costumbres con las comidas para ver si puede más que yo. Esto es como un partido de tenis, uno gana y otro pierde, no vale empatar. Si no come, hay que darles esa comida en la siguiente toma (como yo que le di la comida en la merienda y la merienda en la cena) pero no cambiar el desayuno. Sólo se les da o intenta dar de comer durante 20 minutos, después de eso nada de nada, ni galletas ni gusanitos, ni yogures...Puede costar más o menos, pero al final entienden que ganas tú.
nuncaeslunes, Actualizado en: 10:44
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips